“El apetito es la batuta que dirige la gran orquesta de nuestras pasiones”….comer y amar, cantar y digerir; esos son a decir verdad, los cuatro actos de esa ópera bufa que es la vida y que se desvanece como la espuma de una botella de champagne.